Este modelo nace de la necesidad de contar con una aeronave de instrucción básica de dos plazas para formar pilotos. Constituye el primer desarrollo de un aeroplano de ala baja y empenaje alto que revoluciona el mercado de aeronaves de instrucción biplaza de la época de los 70 y 80 ya que en esos años los aviones de instrucción o eran mas pequeños o mas grandes, que los 30 pies de envergadura de este avión y no existía un modelo que permitiera bajar los costos de operación enforma segura. El diseño revolucionario de la aeronave la convirtió en la época, en un avión versátil, cómodo y fácil de operar y además con los altos estándares de seguridad impuesto por la fábrica que se ha caracterizado por construir aviones altamente seguros y refinados.      
 
       
           
Cabina de un Beechcraft 77 "Skipper"

A esta aeronave se le incorporan sofistificaciones como flaps eléctricos, primer eléctrico, estabilizador de pitch y ronza, una cabina amplia con gran visibilidad periférica y un diseño alar corto pero ancho lo que en definitiva logra una mejor estabilidad que sus homólogos. Su motor es un Lycoming de 112 caballos de fuerza, de cuatro cilindros refrigerado por aire, el que en esta aeronave, a demás posee un enfriador de aceite y tiene hélice de paso fijo. Se construyeron alrededor de 400 unidades de este modelo.