El Tomahawk es básicamente un avión diseñado para el entrenamiento de pilotos. Fue a mediados de los 70 cuando Piper decidió fabricar un verdadero biplaza, para entrenamiento en reemplazo de los añosos PA-22 “COLT” de los 60's. Las características de controles de vuelo, performances, bajos costos de operación y confort en la cabina con bajo nivel de ruido y un selector de combustible de fácil acceso, lo han convertido en un muy buen entrenador. Las entregas de los PA-38 empezaron en 1978. A simple vista, el avión daba la impresión de un nuevo diseño. Su alargado fuselaje monocoque, junto a sus alas bajas y largas, dan la impresión de ser mayor que sus 34 pies de envergadura. Su distintiva cola en T, el estabilizador horizontal sujeto en la parte superior de la cola, ayudando al avión en sus características de maniobrabilidad le dió un aspecto muy diferente a los aviones construidos hasta entonces. Las dos puertas de la cabina, ofrecen 360º de visibilidad, un fácil acceso y confort. El avión tiene un motor Lycoming de 112 caballos de fuerza de 4 cilindros refrigerado por aire y una hélice de paso fijo. Lo más notable quizás, sus características de entrar en barrena y pérdidas dieron una nueva imagen del Tomahawk.          
 
Cabina de un Tomahawk

La producción del PA-38 Tomahawk, cesó en 1983, como resultado de la poca rentabilidad en la fabricación de aviones ligeros causados por la mala situación económica de Estados Unidos. En total se construyeron 2.500 unidades.